Gato y perro juntos a la hora de la siesta - AMOR A LOS ANIMALES

Latest

Página dedicada a nuestros engreídos, los animales

23 de febrero de 2022

Gato y perro juntos a la hora de la siesta



Hay quien dice que los perros y los gatos son enemigos naturales y no pueden convivir bien. Pero, aunque esta rivalidad es históricamente conocida, lo cierto es que la relación entre estas dos especies no siempre es problemática. 

De hecho, todo lo contrario: hay gatos y perros que consiguen convivir tranquilamente, ¡y además con mucho amor de por medio! Tanto es así que incluso a la hora de dormir la siesta estos animales se juntan y pueden sorprendernos con tanta compañía. A veces, incluso se obtiene una foto del perro durmiendo junto al gato (¡los humanos que luchan por lidiar con tanta ternura!).

Perro y gato: ¿es posible una relación amistosa?

Si antes mucha gente evitaba tener gato y perro juntos en la misma casa, hoy el escenario ha cambiado totalmente. Y podemos entenderlo, ¿no? Es muy difícil decidir entre un gato o un perro, y muchas veces acabamos rindiéndonos a la gracia de los dos animales. 

Sin embargo, todo el mundo sabe que la relación entre el gato y el perro no suele ser la mejor, y en un primer momento, esta adaptación de una mascota con otra puede ser un poco complicada y requerir mucho tiempo.

Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de acercarse a ellos, como las personalidades de cada uno y lo que les gusta hacer. 

Pero lo más importante de todo es saber respetar el espacio tanto del gato como del perro, y no forzar la barra para que sean amigos. Con tiempo y algunos consejos de convivencia que daremos a continuación, es totalmente posible hacer que perro y gato se lleven bien.

Convivir con el gato y el perro: ver cómo estrechar la relación entre ellos

·         Introducir al cachorro y al gato con seguridad

Los perros suelen estar mucho más agitados que los gatos y, por tanto, el primer acercamiento puede ser un poco turbulento y provocar extrañeza en los felinos. 

Por lo tanto, el primer paso para intentar establecer una relación amistosa entre estos dos animales es presentarlos de forma segura. Lo ideal en este primer momento es que el perro esté con collar y correa, para poder controlar los movimientos del animal e incluso restringir su acercamiento para no invadir el espacio del gato de inmediato. También puedes dejar al gato dentro del transportín. Esto también ayuda a evitar reacciones inesperadas o agresivas entre los dos.

·         Dividir el entorno con un espacio para el gato y otro para el perro

Incluso si su deseo soñado es convertir al perro y al gato en mejores amigos, es importante crear un entorno más reservado para cada uno. La gatera de la casa, por ejemplo, es una buena forma de conseguir que el felino no pierda su esencia y siga teniendo su rincón para descansar y distraerse cuando le convenga. 

Lo mismo ocurre con la cama del perro. Además, otro factor importante es disponer de espacios separados para el comedero y el bebedero de estos animales, para que tengan sus espacios individualizados para alimentarse (los perros, especialmente, pueden volverse agresivos cuando notan que otro animal se acerca a su comida).

·         Invierte en juegos que unan a ambos animales

¿Qué tal si juegas para mejorar aún más la relación con tus mascotas? Pueden divertirse y conocerse un poco mejor después. Además, es un tiempo de calidad que puedes pasar con tus mascotas. Por eso, intenta invertir en juguetes que puedan agradar a ambos y, si es posible, intenta premiarlos durante los juegos con una golosina. De este modo, empiezan a asociar la presencia del otro animal con cosas buenas.

·         Prestar la misma atención al gato y al perro

Uno de los mayores problemas cuando se intenta adaptar gato y perro juntos es que uno de los animales siente que se le está dejando de lado y manifiesta sentimientos de celos. 

Por lo tanto, el consejo es tratar de dividir su atención entre las dos mascotas para que ambas estén satisfechas y no se sientan "intercambiadas". Recuerda que los animales también tienen sentimientos y necesitan sentirse queridos por la familia.

·         Los difusores de feromonas ayudan a calmar el estado de ánimo de los animales

Una buena idea para unir a gatos y perros de forma más tranquila es invertir en difusores que tengan feromonas en su composición. 

El producto se puede encontrar en las tiendas de animales y suele ser muy recomendado por los conductistas para calmar a los animales, por lo que ayuda en el tiempo de adaptación. 

Sin embargo, cabe mencionar que es importante contar con un producto específico para cada especie, ya que los gatos no pueden oler la hormona liberada para los perros y viceversa.

-->