¿Es más probable que un gato estresado enferme? - AMOR A LOS ANIMALES

Latest

Página dedicada a nuestros engreídos, los animales

12 de junio de 2022

¿Es más probable que un gato estresado enferme?

 

gato estresado

No es difícil ver que un gato se estrese. Con un temperamento sensible, incluso los pequeños cambios en la vida diaria influyen en el comportamiento del gato. 

Esto se refleja en su forma de alimentarse, jugar, interactuar con los humanos e incluso en el uso de la caja de arena. 

Pero, ¿sabía que el aumento de los niveles de estrés puede hacer que su gato enferme? ¡Así es! Las hormonas del estrés son capaces de desestabilizar el organismo del animal, revelando enfermedades que pueden ser muy molestas.

Gatos estresados: ¿Cuáles son los signos más comunes?

Antes de saber cómo calmar a un gato estresado, es necesario saber identificar los signos del problema. El animal puede reaccionar de varias maneras: desde estar más tranquilo y asustado hasta actitudes más agresivas motivadas por el estrés. 

En general, los gatos nerviosos buscan esconderse y activar el estado de alerta. Además, sus pupilas se dilatan y tienden a no parpadear. En el momento del estrés, también es posible que el animal rechace la comida y el agua.

Por ser un animal metódico y apegado a su propia rutina, los principales motivos de estrés en los gatos son los que escapan a su control. 

Salir de casa, los ruidos fuertes o molestos, la presencia de personas extrañas en la casa y los cambios en general pueden poner nervioso al gato. 

Aunque cada gato puede reaccionar de forma diferente, cabe destacar que hay gatos que se comportan de forma agresiva y pueden golpear a los nuevos gatos, atacar al veterinario e incluso morder o arañar a su tutor.

¿Por qué un gato estresado es más propenso a enfermar?

Los niveles de estrés de tu gato pueden influir no sólo en su comportamiento, sino también en su salud general. Esto se debe a que un gato nervioso es más propenso a enfermar debido a los cambios que la hormona del estrés provoca en su organismo. 

El cuadro puede elevar la presión arterial, los índices glucémicos y reducir la inmunidad del felino, lo que facilita la aparición de varias enfermedades. 

Por lo tanto, es importante que el tutor se asegure de que el lugar en el que vive el gato es lo suficientemente cómodo y acogedor para evitar momentos de estrés.

Las enfermedades infecciosas e inflamatorias son comunes en los gatos estresados

Al igual que el cuerpo humano, los gatos también sufren los impactos de los momentos de estrés y tensión. En estos casos, es habitual que el gato estresado sea más propenso a desarrollar enfermedades de grado infeccioso o inflamatorio debido a su baja inmunidad. Los gatos pueden ser positivos a diversos virus como el vif, el vlf, el herpesvirus o el calicivirus, por ejemplo, y ser asintomáticos. Pero, con la fragilidad en el sistema inmunitario, estos virus pueden activarse y los gatos volverse sintomáticos. Otro problema peligroso causado por el estrés es la falta de apetito del animal. Eso porque un gato sin comer durante más de 48 horas puede presentar otras enfermedades, como la lipidosis hepática felina, que cuando no se trata puede llevar al animal a la muerte.

Gato estresado: su comportamiento puede provocar enfermedades específicas

Además de las enfermedades que aparecen como consecuencia del estrés, hay otras patologías que son causadas directamente por el síntoma. Entre ellas se encuentra la cistitis felina idiopática, en la que el estrés genera una inflamación en la vejiga sin ningún agente causante.

La alopecia psicógena felina (o lamido psicógeno, como se conoce popularmente) es también otra enfermedad que está directamente relacionada con un gato estresado. 

Caracterizada por un lamido excesivo, es un comportamiento obsesivo-compulsivo causado por el estrés. En este caso, el gato empieza a arrancarse el pelo, abriendo lesiones y heridas en la piel.

Cómo calmar a un gato estresado: qué puedes hacer para evitar problemas en la salud de tu amigo

No saber cómo actuar al notar el comportamiento de un gato nervioso y estresado es totalmente comprensible. 

La buena noticia es que, en general, algunas actitudes simples pueden garantizar el bienestar y la salud de su amigo: 

  • Interactúa con tu gato.
  • Delícale momentos del día para él
  • Invertir en accesorios indispensables para gatos.
  • Reservar un espacio donde su mascota pueda observar el mundo exterior, como una ventana

Estas prácticas, van a ayudar a distraer y reducir el estrés del animal y vuelva a ser como antes. 

Además, el uso de flores para gatos también puede contribuir a dejar a su gato más tranquilo y pacífico. Pero, antes de ofrecérselo al gato, es importante consultar a un veterinario para que le dé la fórmula adecuada a las necesidades del animal.  

-->